¿Cómo calmar a tu bebé en un avión?

En la actualidad, un viaje en avión es casi una rutina. Sin embargo, cuando se realiza con un bebé deja de serlo y muchísimas preocupaciones nos asaltan. Una de las más recurrentes es ¿qué hacer si nuestro hijo empieza a llorar desconsoladamente?

El llanto podría molestar a otros pasajeros, además de hacer el trayecto mucho menos placentero. La buena noticia es que hay algunos consejos que se han mostrado efectivos para calmar a los pequeños en un vuelo.

 

Algunos consejos bien oportunos

El primero de los consejos es que confíes en tu instinto: si alguien conoce a tu bebé, esa eres tú. Por tanto, lleva todo lo que creas necesarios para calmar a tu pequeño, especialmente sus juguetes preferidos. No importa cuán grande sea tu equipaje de mano, piensa que él es lo más importante.

¡Mantén la calma! Si cuando el bebito empiece a llorar, tú te alteras, él lo notará y el llanto aumentará. Para evitar estas situaciones, lo mejor es que tomes un té de tilo antes de subir al avión. Recuerda que los productos naturales son mejores que los químicos. Hay quienes recomiendan las bebidas alcohólicas, pero sin duda, no es la mejor de las opciones.

Puedes utilizar los horarios de siesta del pequeño a tu favor. Programa los vuelos en ese horario, de esta forma una buena parte del viaje lo hará en los brazos de Morfeo. Si la hora de salida es poco después de la hora de la siesta, lo puedes mantener despierto un ratico para que coincidan sueño y trayecto.

Es probable que necesites un poco más de espacio si llevas a tu bebé que si viajas sola. Por ello es bueno reserves los asientos que vienen después de las locaciones de primera clase, o bien cerca de los baños. Si hablas en la oficina de reserva acerca de que viajas con un bebito, de seguro te pueden ayudar.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*